La fuente: hbr.org
Tecnología

¿Están sobrevalorados los robots?

En medio de la pandemia de COVID-19, los robots han estado teniendo importancia. Los medios de comunicación de todo el mundo han informado sobre robots que cumplen con éxito las tareas críticas en los centros de salud y su efectividad como trabajadores a prueba de contagios en muchos otros entornos. Los robots incluso han sido ensalzados como “héroes” que ayudan a “manejar” la pandemia.

Es fácil ver por qué. Los robots están realizando trabajos esenciales, como desinfectar superficies, controlar los signos vitales de los pacientes y entregar alimentos y medicamentos a los pacientes en cuarentena. Estas soluciones minimizan el contacto de persona a persona y reducen el riesgo de que los trabajadores de salud contraigan la infección de pacientes y superficies en hospitales. La escasez de mano de obra sin precedentes resultante de los bloqueos en todo el mundo ha alentado incluso a los usuarios y las empresas más reacios a adoptar nuevas tecnologías.

Como era de esperarse, los fabricantes de robots están viendo un aumento en las ventas y el interés. Expertos en robótica como Ken Goldberg de UC Berkeley creen que es probable que esta tendencia se acelere aún más y un artículo en The Robot Report, una revista en línea ampliamente leída, predice que un futuro posterior a la pandemia implicará una dependencia aún mayor de tales tecnologías de automatización debido al ahorro de costos y ganancias de la productividad.

¿Deberíamos creer el despliegue publicitario? Para que una compañía maximice el beneficio de cambiar a robots, se deben cumplir dos condiciones.

1. Los robots deben trabajar en tareas de cuello de botella.

Los lectores de cierta edad recordarán haber leído el clásico de gestión de Eliyahu Goldratt de 1984, The Goal (la meta), una historia ficticia del viaje profesional de un gerente. En un momento del libro, el sabio mentor Jonah señala al protagonista del libro, Alex, que la planta de este último probablemente ha comenzado a tener un rendimiento inferior debido a la robótica de vanguardia que Alex acaba de describir con orgullo.

Jonah señala que, a menos que los robots se usen para reemplazar los recursos del cuello de botella, no habrá ganancias en la productividad general, sin importar cuán rápido trabajen los robots. Y si no se produce una reducción de personal al desplegar los robots, no habrá ahorros significativos en los costos. Además, si las unidades que operan robots los utilizan continuamente y muestran ganancias sustanciales de eficiencia en los silos, entonces es probable que el desempeño de la organización en su conjunto se vea afectado negativamente por los robots.

Contraintuitivo pero cierto, tanto en la planta de Alex como en la realidad. Es por eso que muchas compañías que han gastado miles de millones en la adopción de soluciones robóticas basadas en inteligencia artificial han informado que están decepcionadas con su rendimiento. Cada vez hay más pruebas que sugieren que, como el pionero de la tecnología Elon Musk señaló hace dos años, “los humanos están subestimados”.

2. El entorno de la tarea debe ser controlable.

A pesar de los recientes avances tecnológicos, la generación actual de robots realiza tareas de rutina en entornos controlados. Es por esta razón que los minoristas como Walmart y Giant limitan sus robots a tareas simples como el seguimiento del inventario en los pasillos o el derrame en los pisos.

Sin embargo, si el entorno es muy variable e impredecible, es probable que los robots no funcionen y muchos incluso sean peligrosos. En pocas palabras, las camionetas de reparto sin conductor utilizadas en la bloqueada Wuhan, donde el tráfico era inexistente, no funcionarán necesariamente cuando las calles estén ocupadas nuevamente. Por supuesto, esto no quiere decir que las camionetas de reparto no puedan funcionar si se puede controlar el entorno. Si las ciudades introducen vías dedicadas para robots de entrega autónomos en entornos urbanos densamente poblados, la aplicación comercial de robots de entrega sin conductor será factible. Pero cambiar el entorno operativo es una condición previa.

A nivel de empresa, se necesita el mismo enfoque. Internamente, existen oportunidades claramente más fáciles para las soluciones robóticas, como ilustran Walmart y Gant, porque las empresas pueden controlar muchos de los entornos involucrados en la fabricación y el almacenamiento. La empresa de automatización robótica con sede en el Reino Unido, ‘Ocado’, es una de un número creciente de empresas que ayudan a los minoristas a configurar almacenes con diseños adaptados a las operaciones eficientes de robots que se coordinan de forma centralizada a través de una computadora.

Sin embargo, todavía hay muchas cosas que los robots no pueden hacer. Muchas tareas estratégicamente importantes están orientadas al cliente y requieren la aplicación de tecnologías de inteligencia artificial, como el aprendizaje automático, para poder funcionar. Los algoritmos de IA requieren datos para entrenarlos y un desafío clave es obtener estos datos sin comprometer la experiencia del cliente; todavía queda mucho camino antes de que veamos robots orientados al cliente que podrán aprender de los encuentros con humanos en entornos no estructurados que no controlan ni gestionan. El ejemplo del chatbot de Microsoft, que los usuarios de Twitter entrenaron para decir tonterías racistas en menos de un día, ilustra vívidamente los problemas que los programadores de IA deben negociar.

Entonces, ¿qué significa esto para el papel de los robots en un mundo post pandémico? Bueno, para empezar, los ejecutivos deben buscar formas de ayudar a los humanos a realizar tareas estratégicas con las tecnologías existentes antes de invertir en otras nuevas para reemplazarlas. Como muestra el ejemplo de Stanford Medicine, la simple introducción de iPads en las habitaciones de los pacientes permitió a los médicos brindar de manera remota muchos aspectos de la atención de manera efectiva durante el brote de COVID-19 sin aumentar el riesgo de infección. Como solución al desafío de tratar a pacientes contagiosos, fue considerablemente más barato de lo que hubiera sido invertir en robótica.

La tecnología robótica ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, y la generación actual de soluciones robóticas confiere beneficios significativos. Sin embargo, estas soluciones están orientadas a automatizar una gama limitada de tareas en entornos en gran parte estructurados. Por lo tanto, aunque la crisis actual brinda una clara oportunidad para avanzar rápidamente en la automatización robótica, las empresas deben ser cautelosas en invertir capital valioso en procesos de automatización que no son estratégicos o que son demasiado difíciles para que la generación actual de robots funcione de manera efectiva.

¡Condimenta tu buzón de entrada!
Inscríbete en el Triple Chili Spicy, nuestro boletín semanal para mantenerte al día con nuestros últimos artículos.
Sugeridos
Coronavirus
El coronavirus podría viajar 8 metros, permanece en el aire durante horas: investigador del MIT
Diverso
El juego de mesa que convierte el feminismo en una broma
Ayuda
No es solo otro blog

La misión de TripleChili es encontrar y compartir las mejores herramientas que podamos encontrar para ayudar a potenciar a la gente.

Aprende más
BOLETÍN INFORMATIVO
El TripleChili picante

¡No te pierdas nuestras últimas noticias y artículos!